"Viviana Espina no se mató", aseguró una madre que lucha contra el gatillo fácil

La mujer se habría quitado la vida por no superar el asesinto de su hijo, Lucas Carrasco, a manos de la Policía. Jenifer, madre de Jonathan Chandía, víctima del gatillo fácil no cree en la hipótesis del suicidio.
Lunes, 17 de Julio de 2017, 08:02

Viviana Espina, la mamá de Lucas Carrasco, el hincha de la Lepra que murió en 2014 tras recibir un proyectil de gas lacrimógeno a la salida de la cancha, murió en las últimas horas.  Viviana se había convertido en una referente de la lucha contra el gatillo fácil en Mendoza, tras la muerte de su hijo Lucas. 

Según las primeras investigaciones, la mujer se habría suicidado, pero algunas de las madres allegadas a la lucha que Viviana llevaba adelante, dudan de esa versión. 

Una de ellas es Yenifer, mamá de Jonathan Chandía, otro de los casos emblemáticos y lamentables de gatillo fácil ocurridos en Mendoza, en mayo de 2006, suceso por el cual hay un policía cumpliendo pena de prisión.

 

Lucas Carrasco

 

"Ella nunca estuvo depresiva. Viviana no se mató. En el velorio no se habló de esto, pero puedo garantizar que ella no se mató. Una mamá con un hijo no se mata ni entra en cuadro depresivo. No voy a entrar en la polémica de que la mataron porque no lo sé. Pero no se mató, no me lo trago", aseguró la mamá de Chandía este lunes a través de Te Digo Lo Que Pienso -que se emite de lunes a viernes de 6:50 a 9:00 en Radio La Red Mendoza 94.1-.

Jenifer dijo que Viviana fue referente en la lucha contra gatillo fácil, y aseguró: "Hay personas que temen que los que perdemos hijos nos suicidemos. Nosotras no intentamos matarnos, no entramos en cuadros depresivo, quedamos con amargura, añoranza y llanto, pero hechas leonas para que los asesinos paguen".

 

Jonathan Chandía

 

"La vi en las últimas audiencias que había tenido, estaba peleando por su hijo, porque decían que su hijo había muerto por un botellazo. Yo la conocía por ese motivo, porque nos juntamos todos las víctimas de gatillo fácil, porque compartíamos el mismo dolor", contó la mamá de Chandía.

"Fue impactante para mí verla en un cajón"

Y agregó sobre Viviana: "Ella era una gran luchadora, gran persona, muy buena amiga y con mucho dolor, peleando siempre por su el caso de su hijo, que como el mío, son evidentes".

"Ayer fui al velorio y fue impactante para mí verla en un cajón, no lo podía creer, me quedé helada, ver ahí a una persona que lucha para que el asesino de su hijo esté preso", añadió.

 

El caso de Lucas Carrasco

El joven de 22 años murió tras recibir un proyectil de gas lacrimógeno en 2014, en medio de incidentes ocasionados en el estadio Bautista Gargantini de Independiente Rivadavia, tras un corte de luz.

Por el hecho fue imputado el policía Diego Guzmán, por el delito de homicidio culposo en concurso real con incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Por la causa, hubo un primer juicio que quedó inconcluso debido a diferentes demoras. Resta aguardar el llamado a un segundo juicio, por el cual aún no hay fecha.

No obstante, hasta el momento, el caso sigue impune.


Fuente: http://www.mendozapost.com/