Policiales

Mendoza Post

Sanjuanino entregaba a sus hijas menores a los amigos para ser abusadas

Jueves, 12 de Octubre de 2017, 16:53

Un juez penal de San Juan ordenó que investiguen a un hombre del departamento Sarmiento, al sur de la capital provincial, porque supone que habría entregado a sus hijas para ser abusadas por sus amigos, a cambio de alimentos y bebidas.

El caso se conoció hoy, después que el juez titular de Sala II Cámara Penal Ernesto Kerman, condenó a Ramón Sixto Videla (27), alias el Mencho, a diez años de prisión por la violación y corrupción sexual de una niña de 8 años, hija de uno de sus amigos.

La sospecha sobre la familia, surgió de las declaraciones del sujeto condenado por violación, que en su defensa alegó que él frecuentaba la casa donde vivía la menor, a la que iba a embriagarse, y que el propio jefe de hogar entregaba a sus tres hijas, todas menores, para que sus amigos -excepto él - tuvieran sexo con las niñas a cambio de vino y asado.

 

Su intento defensivo no funcionó y por sus dichos y otras pruebas lo complicaron como autor de las violaciones y la corrupción sexual de una de esas nenas, que apenas tenía 8 años, le valió una condena.

Además, el juez ordenó investigar al dueño de casa como posible facilitador del abuso de esas niñas, una de las cuales tiene actualmente 15 años y ya es mamá de un niño de 3, según dijeron fuentes judiciales.

Según pudo saberse en tribunales, la niña de 8 años abusada les había contado a sus maestras lo que le pasaba, porque las docentes notaron que se orinaba, lloraba y se negaba a irse de la escuela.

El hecho se descubrió el 20 de noviembre de 2015, cuando Videla llegó a la escuela de la nena a buscarla. Una maestra llamó entonces a su padre y éste le confirmó que él daba la autorización, pero la niña se resistió: "No voy a ir con él porque me hace cochinadas", le dijo a las docentes. Ese mismo día Videla quedó preso.

 

Más tarde, en Cámara Gesell, la menor detalló que todo había empezado en la Navidad de 2014 y que cuando era abusada en su propia casa, Videla le decía groserías.

Las docentes fueron las que radicaron la denuncia y en el Centro de Abordaje Integral de Niños Víctimas (ANIVI) los estudios sobre la psiquis de la menor, demostraron que decía la verdad, cuando contaba que Videla con la autorización de su padre, la iba a buscar a la escuela y la abusaba, y que a cambio le daba al progenitor de la niña vino y comida, principalmente asado.

Ahora la justicia investiga al hombre, padre de tres niñas, una de 15 años otra de 12 y la que nena que originó la investigación que actualmente tiene 10 años.

También se conoció que las profesionales, deberán investigar a la madre para determinar si era cómplice del accionar. 


Fuente: http://www.mendozapost.com/